El Principio de Peter en los ascensos laborales y cómo trabajarlo

Por: Recursos Humanos TV

El Principio de Peter, enunciado por el Dr. Laurence J. Peter en 1969, establece que en una jerarquía, los empleados tienden a ascender hasta alcanzar su nivel de incompetencia.

En otras palabras, las personas son promovidas únicamente buen desempeño en un puesto, pero eso no significa que sean las ideales para el mismo, por lo que llegarán a un punto donde su falta de habilidades para el nuevo rol las hace incapaces de cumplir con las expectativas. 

Este fenómeno, presente en muchas organizaciones, genera una serie de consecuencias negativas que no siempre tomamos en cuenta. Algunas de ellas son: 

Desmotivación y frustración:

Los empleados que se encuentran en su nivel de incompetencia experimentan una gran insatisfacción laboral, al no poder desempeñarse adecuadamente. 

Disminución de la productividad: 

La ineficiencia en los puestos superiores afecta negativamente el rendimiento general de la empresa.

Toma de decisiones inadecuadas:

Al no contar con las competencias necesarias, los líderes incompetentes pueden tomar decisiones erradas que perjudiquen a la organización. 

Falta de oportunidades para el talento:

Los empleados verdaderamente capaces para el puesto se ven estancados en niveles inferiores, mientras que puestos superiores son ocupados por personas no aptas. 

Por supuesto, podemos evitar ser víctimas del Principio de Peter en nuestra empresa. Para empezar podemos:

Realizar una evaluación exhaustiva del desempeño. Implementar un sistema de evaluación que identifique las fortalezas y debilidades de los empleados permitirá lograr ascensos basados en el potencial y no solo en el buen desempeño en un puesto inferior. 

Ejecutar planes de desarrollo personalizados: Brindar oportunidades de formación y capacitación a los empleados les ayudará a adquirir las habilidades necesarias para ocupar puestos de mayor responsabilidad. 

Tener comunicación abierta y transparente: Fomentar una cultura de comunicación abierta, donde los empleados se sientan cómodos para expresar sus inquietudes y necesidades de desarrollo.

Crear un ambiente de aprendizaje continuo: Fomentar una cultura de aprendizaje continuo en la que los empleados se sientan motivados para desarrollar nuevas habilidades y conocimientos.

Es fácil caer víctima del Principio de Peter, no obstante, al combatirlo podemos crear un ambiente de trabajo más productivo, motivador y satisfactorio para todos nuestros empleados, lo que se traduce en un mayor éxito a largo plazo.

Invertir en el desarrollo de tu talento humano es la mejor inversión que puedes hacer para el futuro de tu empresa.

El cargo El Principio de Peter en los ascensos laborales y cómo trabajarlo apareció primero en Recursos Humanos TV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *